CLÍNICA JAVIER PRADO

VÁSQUEZ Luis
1965
IDENTIDAD

NOMBRE ACTUAL:
Clínica Javier Prado

PROPIETARIO:
Institución Privada

DIRECCIÓN:
Av. Javier Prado Este 499

DISTRITO:
San Isidro

CIUDAD:

LINK A GOOGLE MAPS:

ÁREA DEL TERRENO:
1,751 m2

ÁREA CONSTRUIDA:
3,900 m2

ARQUITECTO(S):
VÁSQUEZ Luis

AÑO(S):
1965

FILIACIÓN CULTURAL:
Neocolonial

USO:
Banca

ESTADO DE PROTECCIÓN:
Declarado Monumento

DESCRIPCIÓN

“Hacer una clínica particular, relativamente pequeña, en plena avenida Javier Prado era un verdadero reto para un Arquitecto.

 

Enquistar en el panorama urbano residencial, apretado y sumamente definido de esa avenida, un edificio 

 

destinado a un fin tan diverso, para el cual no se concibe fácilmente un planteamiento arquitectónico conocido que no suponga el marco de una ambientación muy libre, de grandes espacios de naturaleza que engasten el edificio y le permitan cobrar su propia fisonomía, era realmente una tarea apasionante en la que fácilmente se podía caer en la aberración, bien para desnaturalizar el carácter de la clínica, bien para desnaturalizar el carácter del espacio habitacional.

 

Luis Vásquez ha enfrentado el problema con verdadero acierto y con acierto que recae más en la calidad del planteamiento, más en la solución del partido, que en la maestría de la ejecución o en el dominio del detalle arquitectónico, sin menoscabo esencial de la categoría de una solución realmente encomiable y positiva además por su honda calidad didáctica.

 

En circunstancias en que la llamada “arquitectura moderna” ha quedado definitivamente establecida como un estilo, que la gente reconoce, acepta y califica según valores que los “proyectistas en serie” han sabido construirles, es sumamente importante dar testimonios de buena arquitectura, sobria y pulcramente arquitectónicos que desenmascaren a quienes proclaman que no se puede lograr belleza, según los valores modernos, sin “aleros”, “jardineras suspendidas”, “enchapados en piedras fantasiosas”, “ventanales de piso a techo y de lado a lado”, “balcones o terrazas voladas” y “colores vistosos”. La Clínica Javier Prado es en ese sentido un testimonio que se aúna a las poquísimas obras que enriquecen la ciudad, para realizar una didáctica positiva sobre arquitectura auténtica, actual y nuestra.

 

El planteamiento volumétrico sumamente sencillo relega a la galleta de hospitalización al fondo del terreno, para dejar delante un volumen más bajo y de diverso tratamiento que constituyen en la primera planta la administración y servicios, y luego, más arriba, las salas operatorias.

 

El tratamiento a base de paramentos de concreto visto y superficies tarrajeadas y pintadas a la cal concuerda con la llaneza de la solución de vanos y alfeizares; puertas y ventanas que se resuelven con una sencillez natural y libre de afectaciones o rebuscamientos.

 

Indudablemente una Clínica ha de ayudar al mantenimiento o la recuperación de la salud de muchas personas; creemos que su mensaje plástico puede igualmente ayudar a conseguir los mismos efectos en la salud de la sensibilidad colectiva, malacostumbrada por la desnaturalización manierista de una arquitectura que debe volver a ser sana.”

 

Fuente: REVISTA: Interesante solución de clara didáctica arquitectónica. (1965). El Arquitecto Peruano, 332 – 333, 43, 45

EVALUACIÓN

USO ACTUAL:
Salud

ESTADO DE CONSERVACIÓN:
Bueno

SISTEMA ESTRUCTURAL:
pórticos

AMENAZA DE DESTRUCCIÓN:
No