CLÍNICA STELLA MARIS

LINDER Paul
1948-1950
IDENTIDAD

NOMBRE ACTUAL:
Clínica Stella Maris

PROPIETARIO:
Institución Privada

DIRECCIÓN:
Av. Paso de los Andes 923

DISTRITO:
Pueblo Libre

CIUDAD:
Lima

LINK A GOOGLE MAPS:

ÁREA DEL TERRENO:

ÁREA CONSTRUIDA:
1,440 m2

ARQUITECTO(S):
LINDER Paul

AÑO(S):
1948-1950

FILIACIÓN CULTURAL:
Moderno

USO:
Salud

ESTADO DE PROTECCIÓN:
No cuenta con estado de protección

DESCRIPCIÓN

Con la terminación de la primera etapa constructiva, que aquí se reproduce, las Madres Misioneras del Sagrado Corazón, que desde 14 años se encuentran activas en nuestro ambiente como ejemplares enfermeras, han recibido su propia casa matriz. En venideros años se espera añadirle una moderna clínica. Como sitio de construcción fue escogido un terreno del tamaño de unas dos cuadras con el mejor clima del distrito urbano de Lima: Magdalena Vieja. La extensión del terreno asegura el cómodo alojamiento de todas las edificaciones necesarias para el perfecto funcionamiento de un establecimiento de esta categoría.

La futura clínica tendrá su entrada principal hacia una Avenida de dos pistas, mientras que la casa y el jardín de las Madres, los pabellones de servicio y las habitaciones del personal etc. tienen acceso desde calles laterales.

En el actual estado, la construcción acabada representa una forma de transición. Para alcanzar una cierta rentabilidad económica, y porque solo residirán, por el momento, un número limitado de madres en el nuevo edificio, se ha reservado espacio para la atención de unas 20 camas de enfermos leves y reconvalescientes. Estos ahora cuartos-sanatorios se utilizarán más tarde como cuartos para madres. Se les ha dispuesto de tal manera que representan una cierta unidad compacta, no entorpeciendo el funcionamiento interno del convento, y a la vez no permitiendo la vista al crucero interior, al cual solo dan los ambientes que las madres usan.

En el actual edificio se han previsto todas las posibilidades constructivas que permitirán la posterior conversión de la casa que actualmente sirve a un doble fin, a la función a que está ulteriormente destinada.       

En la capilla, que ocupa el ala oeste de la planta en forma de U, por ejemplo, se ha tomado en cuenta un futuro agrandamiento a través de las sacristías, separadas actualmente tan solo por paredes ligeras, para dar abasto a las necesidades del futuro número mayor de enfermos. Su pared exterior oeste de los altos puede ser removida, conectándose allí extensas galerías, a las que los pacientes pueden ser llevados en camillas. Ya que a la capilla se añadirán construcciones por varios lados, limitando así las posibilidades de iluminación lateral, se ejecutó las entradas de luz en el techo. Como la experiencia enseña que una aplicación de vidrios horizontales es poco apta para crear un ambiente sacral y digno para una iglesia, se recurrió a la iluminación por medio de un techo de “diente de sierra ” que desvía la luz entrante de la vista del visitante y la dirige hacia el altar. En esta forma se logró no solamente una difusa y llena iluminación natural, sino a la vez un efecto espacial muy apropiado para el lugar, y que realza orgánicamente la altura de la capilla. Con esta luz indirecta y suave contrasta agradablemente aquella iluminación adicional que previene de una serie de pequeños y oscuramente colorados vitreaux laterales, sitos en los paneles inferiores. Estos vitreaux, diseñó una hermana-artista de la congregación y los ejecutó el taller nacional del señor W. Lemke. Hacia el exterior la capilla se expresa por un panel revestido que será el fondo para una escultura sacral y que se corona con una arquería para las tres campanas. Estas campanas, apreciable donativo de una familia amiga de las religiosas, se distinguen por las extraordinarias calidades musicales que la ciencia y técnica modernas saben producir. 

El carácter racional predominante en el interior de toda la construcción se refleja también en la arquitectura exterior, si bien no se pudo dejar de considerar que el predominante fin de la presente estructura debería favorecer en cada forma la invitación al descanso y la restitución tanto física como psíquica. Asimismo, se dedicó una atención especial al tratamiento del tan simpático como tradicional tema, que representa el claustro conventual, y que se buscó expresar con el concepto de nuestro tiempo y con los medios constructivos actuales.

Los dos elementos dominantes de las fachadas actuales, un tarrajeo liso, ligeramente coloreado y el material de tono rosado de los ladrillos prensados, que se usó como revestimiento de los acentos arquitectónicos, darán también a las futuras ampliaciones su tono de fondo, a lo cual se combinarán los efectos de ligereza y transparencia que las proyectadas grandes superficies vidriadas aportan, y que caracterizarán el concepto típico de la clínica moderna.”

 

Fuente: REVISTA: Casa Matriz M.S.C. y Clínica “Stella Maris”, Clínica. (1952). El Arquitecto Peruano, 175-176, 38

EVALUACIÓN

USO ACTUAL:
Salud

ESTADO DE CONSERVACIÓN:
Bueno

INTERVENCIONES:
Modificación
Ampliación

SISTEMA ESTRUCTURAL:
pórticos

AMENAZA DE DESTRUCCIÓN:
No