LABORATORIO HOFFMANN-LA ROCHE

LINDER Paul
1963
IDENTIDAD

NOMBRE ACTUAL:
Laboratorio Hoffmann-La Roche

PROPIETARIO:
Institución Privada

DIRECCIÓN:
Av. Javier Prado 2121

DISTRITO:
San Borja

CIUDAD:
Lima

LINK A GOOGLE MAPS:

ÁREA DEL TERRENO:

ÁREA CONSTRUIDA:
2,655 m2

ARQUITECTO(S):
LINDER Paul

AÑO(S):
1963

FILIACIÓN CULTURAL:
Moderno

USO:
Industrial

ESTADO DE PROTECCIÓN:
No cuenta con estado de protección

DESCRIPCIÓN

“Habiendo en el año 1960, el Gobierno promulgado una Ley que dificultaba económicamente la importación de productos farmacéuticos a la vez que favorecía drásticamente la producción nacional de los mismos, la afamada firma suiza Hoffmann-La Roche, de antiguas y buenas relaciones comerciales con el Perú, decidió en 1961 iniciar la fabricación de sus especialidades farmacéuticas en el país.

Con esto Roche siguió su ya probada política de promover la instalación de laboratorios y fábricas en el extranjero, dependientes de la casa matriz en Basilea únicamente en lo que a materias primas se refiere.

Para la primera etapa de construcción, la que, con una superficie de 1,600 m2 de laboratorios pudo ser inaugurada en 1963, se tomó como base el plan de producir localmente un 80% de todos los específicos “Roche”. Al mismo tiempo se contrató un primer grupo de 80 empleados y obreros. Las posibles etapas futuras del crecimiento podrán ser realizadas por medio de una ampliación hacia el norte del pabellón existente, así como por la edificación de un segundo cuerpo, paralelo e idéntico al primero.

Sobre la pista marginal de la Avenida Prolongación Javier Prado, se dispuso el pabellón administrativo, con su Central y Recibo, Salas de Conferencia y Biblioteca, cuartos de muestrarios, oficinas y locutorios, proveyéndosele por su parte trasera con comunicación directa a los ambientes de la fabricación.”

 

Fuente: REVISTA: Local para Hoffman–La Roche en Lima. (1963). El Arquitecto Peruano, 315-316-317, 40-41

 

 

“Los diferentes aparatos de aire junto de Producción siguen el lógico curso y ritmo de las etapas de fabricación; lográndose su subdivisión por medio de tabiques de estructura de madera y planchas con grandes superficies vidriadas. Éstas, en conjunto con las bandas de ventanas en las fachadas y tres grandes claraboyas, aseguran una perfecta y difusa iluminación natural, no quedando en toda la zona rincón mal iluminado. Paredes y antepechos llevan revestimientos de mayólica celeste, y la carpintería de madera ha sido pintada con esmaltes luminosos.

Según las exigencias del proceso de trabajo, los diferentes departamentos disponen de agua fría y caliente, corriente eléctrica, vapor y gas. Las tuberías madres de estas instalaciones corren a lo largo de los cielos rasos de los corredores garantizando un acceso inmediato a las mismas y permitiendo fáciles cambios y arreglos futuros.

Los pisos han sido acabados en losetas venecianas claras, planchas vinílicas de color uniforme y cemento endurecido.

Los diferentes aparatos de aire acondicionado han sido ubicados en el techo de la fabricación. El empleo de toda una serie de aparatos aclimatadores pequeños, en vez de una sola unidad central, ha sido comprobado como práctico y racional; habiéndose evitado entre otras, las grandes extensiones de ductos con sus mayores enfriamientos o calentamientos e interdependencias. La propietaria insistió especialmente en conseguir para cada ambiente de trabajo las condiciones más favorables, previamente establecidas, en lo que a humedad y temperatura del ambiente se refiere.

El equipo de maquinarias y las instalaciones de los almacenes fueron proyectadas según los más modernos principios y de acuerdo con los frutos de las últimas experiencias, y a pesar de que la mayor parte del equipo especial hubo de ser importado de los EE.UU. y varios países de Europa, fue sin embargo posible el encargar a talleres y oficinas nacionales con la construcción e instalación de importantes unidades mecánicas.

Las secciones más importantes, y especialmente equipadas, son los Departamentos Ampollas, Comprimidos, Grageas, Jarabes, Confección y Análisis Químico y Bacteriológico. Especial cuidado se usó en la instalación de las secciones Análisis y Control, ya que naturalmente la Industria Farmacéutica estima el constante control de la calidad como uno de los factores más decisivos de todo el ciclo de producción.

Separado del edificio principal, se erigió el Pabellón de Servicios. En él se encuentran la cocina y los comedores para los empleados y obreros; a la vez que los vestuarios con sus servicios higiénicos completos. El diseño y las dimensiones de este pabellón son tales que permiten su incorporación orgánica a la futura ampliación del conjunto.

La propiedad íntegra se provee de agua potable de un pozo propio. Hasta el momento en que el desagüe pueda ser conectado a la red exterior (de próxima terminación) las aguas usadas son eliminadas por medio de un sistema de pozos sépticos.

Arquitectónicamente, el conjunto edificado se adapta con sus dos pisos a una vecindad concebida como principalmente residencial. En ningún punto de la edificación se ha acentuado el carácter industrial de lo construido, habiéndose más bien adquirido un bien dimensionado terreno (ya completamente verde), el que, también una vez completadas las últimas etapas del proyecto final, dispondrá de áreas suficientes para jardinería paisajista y canchas deportivas.” 

 

Fuente: REVISTA: Local para Hoffman–La Roche en Lima. (1963). El Arquitecto Peruano, 315-316-317, 44-47

 

EVALUACIÓN

USO ACTUAL:
Destruido

ESTADO DE CONSERVACIÓN:
Destruido

INTERVENCIONES:
Destrucción total

SISTEMA ESTRUCTURAL:
muros portantes
pórticos

AMENAZA DE DESTRUCCIÓN:
No